Pese a la caída del crudo, no esperan bajas de precios en surtidores

Las razones para que los precios de los combustibles no tengan proyección de bajar en el corto plazo es que las petroleras diseñan su estructura de costos a lo largo de todo un mes, mientras el Gobierno necesita recaudar.

A pesar del desplome de las cotizaciones del barril de crudo a nivel mundial, los usuarios argentinos no deberían entusiasmarse con la posibilidad de que esa baja llegue a los surtidores.

Ese era el análisis que hacían cerca de las petroleras y técnicos vinculados al Gobierno, preocupados porque semejante debacle pueda encender luces rojas sobre esa joya en potencia que es Vaca Muerta.

Los precios del barril de crudo se derrumbaron a su menor nivel en 29 años.

Las cotizaciones del barril de Brent, de referencia en la Argentina, cayeron hasta US$ 34,36, un 24,13% menos que en la sesión anterior.

La lógica indicaría que ese descenso se traslade en algún momento a los surtidores, como vino ocurriendo en sentido contrario cuando el barril subió el año pasado.

En el Gobierno sostienen que la baja del barril es por ahora un episodio puntual generado por fuertes diferencias de criterio entre Rusia y la OPEP, y el alarmante crecimiento de casos de coronavirus, en especial en Italia, lo cual está disparando medidas excepcionales y preanuncia una recesión a escala planetaria. .

Pero las razones de fondo para que los precios de los combustibles no tengan proyección de bajar, al menos en el corto plazo, es que las petroleras miran el mediano plazo y diseñan su estructura de costos a lo largo de todo un mes, mientras el Gobierno necesita recaudar.

Así, debería consolidarse una baja de precios a lo largo de más de cuatro semanas para que exista alguna posibilidad de que los bolsillos de los consumidores tengan un respiro.

Los precios de los combustibles reflejan en la actualidad un barril de petróleo a US$ 50, con lo cual las petroleras están recibiendo una utilidad adicional en el mercado local mientras el Brent se mantenga en estos valores tan deprimidos.

Pero el Gobierno tampoco estaría interesado en una rebaja de los precios, como también impidió un alza durante febrero para no recalentar la inflación.

Es que menores precios derivarían en varios factores negativos para las cuentas públicas, ya que bajaría la recaudación impositiva, aumentaría el desempleo y las provincias cobrarían menos regalías.

Tampoco escapa a la mirada oficial el inédito derrumbe en las cotizaciones de YPF en Wall Street, donde retrocedieron casi 30%, lo que derivó en la reunión entre el ministro de Producción, Marías Kulfas, y el titular de la petrolera con mayoría estatal, Guillermo Nielsen.

Kulfas prevé reunirse entre martes y miércoles con los referentes de las petroleras, y de allí podrían surgir novedades sobre las medidas que podría tomar el Gobierno -se especula con cambios impositivos- para tratar de paliar un cimbronazo que dejó boquiabiertos a empresarios y funcionarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.