Las economías regionales que más sufrieron la cuarentena y las que podrían rebotar en 2021

Después de un 2020 en el que la actividad económica cayó en promedio un 7% en distintas partes del país, la provincia de Buenos Aires y la región pampeana y la Patagonia serían las regiones que más podrían crecer en 2021, dice un estudio de Jorge Day, investigador de la filial mendocina de la Fundación Mediterránea.

En el caso de Buenos Aires y la región pampeana, explica Day, esto se debe a que fueron las que más sufrieron en 2020 las restricciones a la movilidad de las personas, y por lo tanto serían en 2021 las que mejor aprovechen –a menos que un fuerte rebrote o una segunda ola viral retrotraiga mucho la situación- la recuperación de la movilidad, el aumento de los precios internacionales, que en los meses finales de 2020 fue mucho más marcado para las producciones pampeanas que para las del interior y porque en un año electoral es previsible que Buenos Aires sea privilegiada en el reparto de recursos u obras nacionales. A favor de la Patagonia jugarían los mejores precios del petróleo, que ya aumentó, respecto de los bajísimos niveles de la primera mitad de este año, cuando la cotización internacional del oro negro llegó a la inédita situación de registrar valores negativos.

 

De qué depende

De todos modos, Day aclara que esa prospectiva depende fundamentalmente de las condiciones sanitarias y una economía mundial en recuperación.

A lo largo de 2020 Buenos Aires sufrió una fuerte caída, por las mayores restricciones, pero aún mayor fue el retroceso de la actividad en las provincias patagónicas, debido al derrumbe de los precios petroleros. En un contexto general negativo, la región noreste (NEA) fue la que presentó mejores (o menos malos) indicadores de actividad, publicó el portal de Infobae.

La condición general será particularmente determinante para las provincias norteñas (tanto del NOA como del NEA) porque son las más dependientes de los recursos de coparticipación federal que distribuye Nación a partir de la recaudación fiscal, aunque de todas maneras podría haber sorpresas debido a la necesidad del gobierno nacional de achicar el déficit y reducir sus necesidades de financiamiento.

 

Un modesto rebote

El informe estima que “aun sin grandes inversiones, en el corto plazo habría condiciones para un 2021 mejor, porque hay capacidad productiva disponible y motores que podrían impulsar la economía nacional y recuerda al respecto que el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica el BCRA augura un rebote del PBI del 5%, que no alanzará para recuperar lo perdido.

A partir de ahí, el análisis puntualiza las diferencias regionales, como el mayor efecto relativo que una mayor movilidad tendría en Buenos Aires respecto al resto del país, siendo el caso opuesto el del NEA, donde las restricciones fueron menores. La región pampeana (Buenos Aires, ampliado) será también la más beneficiada por la recuperación de los precios y la reactivación económica mundial, que tendrá como contrapeso “las dudas sobre el dólar oficial, que podría rezagarse si la inflación pasa a constituirse en una mayor amenaza”.

Algo similar, ya señalado, ocurre con la Patagonia: aunque el precio del petróleo está aún por debajo del promedio de los últimos 20 años, la situación es y será mucho mejor que lo que fue la mayor parte de 2020.

En cuanto a la incidencia del reparto de fondos nacionales, el estudio recuerda que esas regiones fueron las que más crecieron fueron en los años inmediatamente posteriores a la crisis 2001/02, debido justamente al fuerte rebote de la recaudación fiscal y los recursos coparticipables. Son provincias, dice el informe, “más procíclicas, más oscilantes, y en buena parte influida por los fondos nacionales”. De todos modos, ése sería un efecto más bien leve. “Tampoco se espera un boom en las provincias norteñas”, aclara el informe.

 

Datos y más datos

Un profuso anexo gráfico y estadístico repasa la evolución de la economía en las distintas regiones del país, en 2020. Algunas cuestiones destacadas:

* Actividad general: cayó en todas las regiones, aunque más en Buenos Aires (por la rigidez de la cuarentena) y en la Patagonia (por la caída del petróleo). El NEA fue la región menos afectada.

* Movilidad: en base a los indicadores de Google, el trabajo sigue mejorando en todas las regiones, aunque en relación a la prepandemia Buenos Aires sigue siendo la que más perdió, y el Norte la que menos.

* Consumo de gasoil: se registró un fuerte aumento en julio-agosto en la región pampeana, pero con una recaída en septiembre. Salvo el NEA, en todas las regiones se mantiene debajo de los niveles de prepandemia, y Patagonia y el NOA son los lugares donde más cayó la demanda.

* Consumo de nafta: más vinculado a la movilidad familiar (trabajo y escuela) cayó 30% en promedio en el país, más aún en la Patagonia, y menos en el NEA.

* Consumo de energía de grandes usuarios: casi recuperado a niveles de prepandemia, aunque menos en el Gran Buenos Aires y la Patagonia.

* Despachos de cemento: se recuperó en todas las regiones desde mayo, aunque en Buenos Aires y la Patagonia menos que en el resto del país.

* Ingresos Brutos: el principal tributo de recaudación provincial registró los mejores desempeños en Tucumán y Formosa y el peor en Mendoza y Neuquén, debido a la aguda crisis petrolera de los primeros meses de la pandemia.

* Venta de autos 0 Km: muy oscilante, debido a la combinación de menores ingresos, que deprime la demanda, y un dólar blue caro, que favoreció la compra de unidades a partir del ahorro de algunos estratos de ingreso. Ese efecto, sin embargo, no se sintió en la Patagonia.

* Ventas en supermercados (descontada la inflación): por stockeo, mayor al principio de la cuarentena, pero disminuyó luego en todo el país y está 8% por debajo de los niveles de prepandemia.

* Empleo privado: con leve mejora en el NEA. Los lugares más sufridos: Cuyoa, CABA, Patagonia y NOA.

* Depósitos bancarios (descontada la inflación): aumentaron levemente al inicio de la pandemia y, luego, “llamativos aumentos en CABA y Cuyo”.

 

(Análisis)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *