Los precios de los medicamentos de nueva generación se vuelven cada vez más inalcanzables para los sistemas de la seguridad social. Y esto no es un tema nuevo ni tampoco privativo de la Argentina.

Por eso ahora en este junio de cuarentena, el Ministerio de Salud de la Nación está barajando y dando de nuevo con el medicamento de ultra alto costo Spinraza, de Biogen.

El producto había ingresado al Programa Médico Obligatorio (PMO) en agosto del año pasado durante la gestión del ex secretario de Salud, Adolfo Rubinstein. Fue a través de la resolución 1452/2019 de la por entonces Secretaría de Gobierno de Salud, medida que este lunes 29 de junio fue derogada de forma oficial.

Aunque no fue la única. El gobierno en realidad emitió una dupla de normativas. La segunda resolución que acompañó a la salida del producto del PMO, determinó la rescisión del acuerdo que se había sellado en el 2019 con la compañía que tiene como titular al argentino Maximiliano Gutiérrez. Por lo cual esta decisión será un tema clave en su agenda, a poco de haberse recuperado del coronavirus.

La iniciativa de la cartera sanitaria, que tiene como titular a Ginés González García, se basó en un dictamen que había emitido la Comisión Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (CONETEC) en noviembre del 2019. Allí se había dejado asentado que el organismo “no recomienda la incorporación de esta tecnología a la cobertura obligatoria del país”, y se dijo que “solo en caso de una reducción considerablemente significativa en el precio […] podría considerarse la cobertura para pacientes con AME tipo I y tipo II”.

El producto, de acuerdo al vademécum ANMAT, tiene un precio de venta al público de $9 millones (U$S 122.000) tras el acuerdo sellado un año atrás entre el Estado y el laboratorio. Sin embargo, es harto conocido que muchas obras sociales se estaban “fundiendo” si tan solo debían hacerse cargo de dos casos. A este escenario se suma además el “contexto de pandemia del Covid-19” que catalizó la reasignación de recursos en todos los eslabones del sistema sanitario.

Las medidas tomadas por el Ministerio de Salud de la Nación que dieron marcha atrás con el acuerdo del 2019 y con la exclusión del producto en el PMO fueron oficializadas en el Boletín Oficial por medio de las resoluciones 1114 y 1115, ambas bajo la firma de González García.

Allí se instruyó además a la Subsecretaría de Medicamentos e Información Estratégica a elaborar -dentro de un plazo de 30 días contados a partir de hoy- un proyecto para la creación del Programa Nacional de Seguimiento de Tecnologías Sanitarias Tuteladas. Además se solicitó la colaboración de la Secretaría de Comercio Interior del Ministerio de Desarrollo Productivo “a fin de garantizar la provisión del medicamento Spinraza en el mercado argentino y a un precio razonable para todo el sistema de salud”.

¿Qué es Spinraza y para qué se utiliza?

Spinraza es un medicamento que se utiliza para tratar la atrofia muscular espinal (AME) 5q, una enfermedad genética que provoca debilidad y deterioro de los músculos, incluso de los músculos de los pulmones.

La enfermedad está relacionada con un defecto en el cromosoma 5q y los síntomas suelen aparecer poco después del nacimiento.

Dado que el número de pacientes afectados por la AME es escaso, esta enfermedad se considera “rara”, por lo que Spinraza fue designado “medicamento huérfano” (es decir, un medicamento utilizado en enfermedades raras) el 2 de abril de 2012.

Spinraza contiene el principio activo nusinersén.

 

 

(Análisis)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *