Bahillo: “Si los números se complican habrá que volver hacia atrás con la flexibilización”

El ministro de Producción, Juan José Bahillo, defendió la postura del gobierno provincial de no coparticipar los fondos nacionales a los municipios y analizó la situación de Entre Ríos ante la pandemia y la flexibilización del aislamiento.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Bahillo aclaró que no estuvo presente en el encuentro de la vicegobernadora con los intendentes de Cambiemos pero de todos modos contó que se desarrolló “en términos muy cordiales” y confirmó que “los intendentes plantearon cuestiones de distintas áreas, pero el punto más opinable fue el tema de la coparticipación de los ATN que ellos entienden que debe ser coparticipado en el 16%”.

Explicó que “son aportes que entendemos que son para los desequilibrios que tienen, en el marco de la pandemia, y que es facultad de los gobiernos provinciales coparticiparlos o no” y opinó que “en esta etapa de crisis hay que ser muy responsables en los planteos que se hacen”.

Al respecto, sostuvo que “cuando se miran las cuentas públicas a quien más afecta la caída de la actividad económica es al gobierno provincial, porque hay que reconocer que viene de algunas vulnerabilidades en sus cuentas públicas a las que se logró recomponer en los últimos cuatro años; el gobernador le dio previsibilidad, le dio un ordenamiento y hasta un par de años hubo superávit pero eso no quita que esa solidez de las cuentas públicas era incipiente y las consecuencias de esta pandemia pegaron fuertemente y desarmaron ese equilibrio que había logrado el gobernador”.

En ese marco, planteó que “hay municipios que están en mejor posición económica y financiera que la provincia, y ante esa vulnerabilidad que tiene la provincia lo que hay que hacer es lo que decidió el gobernador: analizar la situación municipio por municipio”. Ante ello, recordó que “por decreto se conformó un fondo para asistir a los municipios que estén en inconvenientes financieros y a quienes se les gira una planilla que deben responder para tener un criterio de evaluación, y aquel que demuestre que tiene problemas para el pago de salarios, el gobierno provincial los va a asistir, más allá de cuánto se coparticipe o no”.

En tal sentido, afirmó que “en años anteriores cuando llegaban los ATN, a los municipios nunca se coparticipaban” y reiteró que la determinación de no coparticipar los fondos nacionales es “porque realmente la provincia ha tenido una caída muy fuerte de la recaudación, hoy se está recaudando un 30% de lo presupuestado –que cuando empezó la pandemia se estimaba en un 50% de lo presupuestado-, con lo cual los números son complicados, son ajustados”.

Valoró que “afortunadamente el orden que tenían las cuentas públicas antes de esta situación permiten garantizar el pago de salarios, el poder hacer frente a gran parte de la obra pública y asegurar los servicios, especialmente de salud que hoy son prioritarios” y resumió que “según lo dicho por la vicegobernadora la reunión fue satisfactoria y si bien en este punto no hubo acuerdo se respeta esta postura”.

Flexibilización de la cuarentena

En otro orden de temas, Bahillo explicitó que “la provincia está flexibilizada en todas las actividades que el gobierno nacional ha permitido flexibilizar” y “el último DNU dispone taxativamente que no se pueden habilitar lugares donde haya concurrencia masiva de personas como servicios gastronómicos, bares, hoteles, cines, teatros, plazas, transporte interjurisdiccional”.

“Es decir que esto más allá de la necesidad y de la angustia que genera en trabajadores y comerciantes por no volver a la actividad, desde la provincia no tenemos la facultad para habilitarlos y esos sectores siguen en aislamiento obligatorio por decisión del gobierno nacional. Salvo ese núcleo duro que no se puede excepcionar, en Entre Ríos todo lo demás sigue excepcionado y trabajando, aunque sin el nivel de actividad que se esperaba”, refirió el ministro.

De todos modos, señaló que “habrá que ver las decisiones que se tomen el 26 y lo que anuncia el Presidente” aunque opinó: “No creo que con los indicadores de los últimos días se vaya a flexibilizar la cuarentena”. No obstante, adelantó que “quizás se podría esperar que en algunas provincias donde no hubo casos o hubo pocos, estas actividades que aún siguen prohibidas nos facultan a los gobiernos provinciales a habilitarlas”.

En este contexto, admitió que “la situación de los hoteles es angustiante y dramática” y anunció que “hoy estaremos elevando al gobierno nacional un pedido de este sector para poder trabajar”. “Los hoteleros y los intendentes nos transmiten que en las ciudades del interior hay viajantes, vendedores de distintas empresas, personal que hace service en las industrias que llegan a la provincia y que necesitan del servicio, y al no haber hoteles se terminan alojando en habitaciones de casas de familia, sin las normas adecuadas y sin el seguimiento debido. Por ello, con un buen protocolo, vamos a plantear la apertura”.

“Esperamos que a partir del 26 las restricciones que son para todo el país se flexibilicen al menos para algunas provincias. Ojalá que nos faculten a los gobernadores para que se puedan ir excepcionando estas actividades que están faltando en base a las realidades regionales, porque la gente necesita volver al trabajo y hay economías que no resisten mucho más”, reflexionó.

“Creo que a nivel de Capital, de AMBA y en las grandes ciudades no se va a flexibilizar de acuerdo a los últimos números de casos que hubo pero en provincias donde no hubo casos o hubo pocos, ojalá se de esta flexibilización selectiva por regiones”, deseó.

Actividad económica

A la hora de evaluar la situación económica, el ministro dijo que “va a costar recuperar el nivel de actividad económica” aunque “algunos sectores se pueden recuperar más rápido como la cadena agroalimentaria que siguió trabajando y porque el mundo sigue demandando alimentos, y de este modo el sector agroalimentario vinculado a lo externo se va a recuperar más rápidamente, pero otros como el comercio que depende del poder adquisitivo de la gente va a tardar porque la economía de los hogares está sumamente deteriorada”.

“La economía es una ciencia social y depende mucho de las expectativas y la confianza que haya y una de las peores características que tiene esta crisis es la falta de previsibilidad, y eso genera incertidumbre, inseguridad y angustia, y en ese sentido la gente retrae los gastos o ni siquiera tener para gastar”, analizó.

Asimismo, indicó que “con la escala de producción de alimentos y el agregado de valor amerita que se replantee un poco el modelo de comercialización, pero la escala que tenemos supera la necesidad de los entrerrianos o de la región y hoy el gran mercado demandante es Capital Federal, el conurbano y otros países donde se exporta la producción”.

En ese escenario, analizó que “hubo dos cuestiones de esta pandemia: por un lado la conectividad; las comunicaciones que permitieron estar aislados pero seguir comunicándonos, incluso seguir tareas de trabajo y de estudio, y la otra pata es la garantía que tuvimos todos los ciudadanos de tener la alimentación y el abastecimiento asegurado. Si no tuviéramos este desarrollo de la cadena agroalimentaria, si hubiera existido la incertidumbre de poder abastecernos, hubiera sido un combo social complicado de sostener”.

“Estuvimos guardados pero conectados y con la tranquilidad de llegar a los alimentos, y esto aportó para que la gente se pueda quedar en su casa”, reflexionó.

Finalmente, manifestó su preocupación por la posibilidad de volver atrás con la flexibilización: “Otra característica de esta pandemia es que no tiene manual y no sabemos cómo reaccionaría la sociedad si hay que volver para atrás, y tengo ese temor. Ya estuvimos seis semanas de cuarentena muy estricta y la posibilidad de volver hacia atrás también genera dudas e incertidumbres, pero si los indicadores de salud y epidemiológicos y los riesgos son transversales a toda la sociedad y el colapso del sistema de la salud pública se vuelve palpable habrá que volver, será más costoso y doloroso pero su se complican los números habrá que hacerlo. Nadie lo quiere y seguramente lo evitaremos con conductas individuales, pero si la situación se agrava habrá que volver hacia atrás”.

 

 

(Análisis)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *