Los pronósticos de lluvia favorecerían la siembra de trigo en Entre Ríos

«Si la distribución (de las lluvias) es homogénea, se podría tener un porcentaje importante de la intención de siembra de trigo, que son unas 400-500 mil hectáreas», indicaron desde la Bolsa de Cereales.

En escasos días comenzará la siembra de trigo en la provincia de Entre Ríos correspondiente al ciclo 2020/21 con una intención de siembra cercana al orden de las 440 mil hectáreas.

Al respecto, desde el Sistema de Información Agrícola (Siber) de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos evaluaron que, si bien la cantidad de lluvia caída ha sido menor a la normal para esta época, los pronósticos de precipitaciones alientan una buena cosecha para la provincia.

«De febrero a mediados de mayo, la lluvia acumulada fue inferior a la normal», comunicó a Elonce TV el Ingeniero Agrónomo Pablo Fontanini, integrante del Sistema de Información Agrícola (Siber) de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.

«El acumulado histórico promedio deberían ser 460mm y en promedio, la provincia recibió la mitad: unos 230mm», reveló el especialista al comunicar que «esa distribución se concentró en el centro norte de la provincia, mientras que el centro sur, que es la más zona agrícola, recibió menores milimetrajes».

«Se inicia la siembra de trigo, y los pronósticos muestran precipitaciones para este fin de semana, a partir de esta tarde, con algunos milimetrajes que para la provincia estarían en el orden de los 40-50mm. Y si se llegara a esos milimetrajes en uno o dos eventos, llegaríamos al promedio históricos de las lluvias de mayo», destacó Fontanini.

Y continuó: «Si esa distribución es homogénea en su distribución, se podría tener un porcentaje importante de la intención de siembra de trigo, que se ubica en valores similares a los del año pasado, que son unas 400-500 mil hectáreas».

Consultado al agrónomo si la falta de precipitaciones es una cuestión preocupante para la siembra, éste explicó que «en el centro suroeste, donde hubo menos lluvias, parte de las reservas hídricas que toma el trigo, las toma en la salida del otoño previo a la siembra y obviamente que hay una relación con los rendimientos esperados». Pero según remarcó, si se cumplen los pronósticos de lluvias, y «después se normalizan, esto perderá un poco de gravedad».

En relación a otros cultivos, Fontanini comentó que «la superficie sembrada de colza es muy pequeña comparada con la del trigo -la estimación del área para el ciclo 2020-2021 se sitúa por encima de unas cinco mil hectáreas-, lo que sumado a la siembra de lino, totalizan unas 10 y 12 mil hectáreas».

En conclusión, desde el Siber se evaluó que «de registrarse precipitaciones normales en los meses de los meses de junio a agosto y de no presentarse lluvias excesivas en setiembre y octubre, existen buenas expectativas de que el productor logre un retorno por la inversión a efectuar en el trigo. Aunque, sería muy favorable una mejora en las reservas hídricas hacia el centro-sur y específicamente en el sector suroeste». 
(Elonce)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *