Anticipan que relanzarán el «ProCreAr, con nuevo sistema de créditos»

Lo anticipó la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat. Lo «seguiremos administrando a través del Banco Hipotecario», dijo y agregó que se ejecutarán más de «12 programas dirigidos a sectores medios y medios-bajos».

Con un déficit habitacional de casi 3,8 millones de unidades y unos 4600 asentamientos o barrios populares en todo el territorio nacional, la cuestión de la vivienda es central en momentos en que recrudecen los índices de pobreza, por la aguda recesión que atraviesa el país. La cuarentena, que en distintas fases ya lleva 53 días, expuso la vulnerabilidad de gran parte de la población.

En la emergencia y con la construcción paralizada, el Gobierno debió frenar sus planes en esta materia. Ahora, el objetivo es motorizar la obra pública y «relanzar el programa ProCreAr con un nuevo sistema de crédito», indicó la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, en una entrevista con ElCronista. Además, se ejecutarán «entre 12 y 14 programas dirigidos a sectores medios y medios-bajos» y habrá una línea para grandes empresas, para cuando se ponga en marcha de nuevo la obra pública.

-La cuarentena puso el tema de la vivienda de nuevo en agenda. ¿Ahora habrá soluciones más rápidas?
-En este momento han tenido un gran protagonismo las áreas que tienen que ver con la salud, con el cuidado de las fronteras y la seguridad, y por supuesto desarrollo social. Nuestra tarea empieza a tomar protagonismo a partir de ahora, con la salida económica.

-Pero el hacinamiento dificulta la cuarenta. En cierta forma, pone el foco en las condiciones habitacionales.
-Las prioridades no han cambiado, el Gobierno comenzó trabajando por los más vulnerables, dijo «primero los últimos y a nadie le tiene que faltar algo para comer». La falsa discusión entre salud y economía puso el eje en otro lado. Ahora que estamos volviendo a mirar la economía, empezando a salir muy lentamente de esta situación de aislamiento, empezamos a discutir estos temas.

-En los últimos días se habló mucho de asentamientos y barrios populares. ¿Cuántos hay en el país y cuál es la estrategia en ese sentido?
-Hay unos 4600 asentamientos, que están en el relevamiento que hizo el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap) en 2017. El área tiene presupuesto propio, con una línea de créditos externos que ya se habían solicitado en la gestión anterior y no se habían utilizado, y también créditos gestionados en febrero a través de Corporación Andina de Fomento (CAF). Con esos recursos hay que empezar a poner en valor e integrar esos barrios, construyendo la relación con las propias comunidades y empezando por el equipamiento urbano, la apertura de calles, la llegada con servicios, permitir la conectividad o que entre una ambulancia, cosas que hoy son dificultades.

-¿Cómo está la construcción de viviendas? El país tiene un déficit superior a los 3 millones de unidades.
-El déficit de viviendas está entre 3,5 y 3,8 millones pero no se habla tanto de cuántas viviendas están ociosas y si lo que estamos construyendo en este momento en Argentina es lo que el mercado demanda o puede absorber. Nos hemos reunido con la Cámara Argentina de la Construcción, con la UOCRA, con pymes, con cooperativas y organizaciones de la comunidad vinculadas a movimientos sociales que realizan obras.

-¿Con toda esa información cuál es la idea del ministerio?
-Apuntamos a tener un amplio espectro de atención de los programas, muchos de los cuales hoy no se están ejecutando porque la construcción no está declarada en todos lados como servicio esencial. Desde abril y hasta ahora no hemos recibido certificados de obra de viviendas, pero sí hemos recibido certificados de marzo y los hemos pagado con la voluntad de que cuando volvamos al pleno desarrollo, esas obras no se paren. Un objetivo es tener una línea para grandes empresas para cuando la obra pública empiece a funcionar, ya sin restricciones vinculadas al aislamiento. También hay una línea de entre 12 y 14 programas, dirigidos a sectores medios y medios-bajos, y hemos incorporado nuevas líneas para pequeñas empresas. Además, volverá el programa ProCreAr de vivienda individual, con un nuevo sistema de crédito, que todavía no lo anunció el Presidente. Por otra parte, trabajamos en las líneas de la Secretaría de Integración de Barrios Populares, para el mejoramiento de barrios populares integrados en la trama urbana.

-¿A cuántas viviendas equivalen esos 12/14 programas y a cuántos beneficiarios?
-No querría dar un número que genere una expectativa cuando todavía no ha sido anunciado por el Presidente.

-¿Pero a qué sectores estarían apuntados?
-A todos los sectores, medios y sectores populares, a distintos actores de la construcción según la línea dentro de cada programa y a diversas unidades ejecutoras, que pueden ser municipios, provincias y programas con financiamiento externo. Y sería en todo el país porque el Presidente nos ha pedido actuar siempre con espíritu federal. No siempre ha pasado así, a veces se han concentrado las obras en algunas provincias, que no siempre eran las que más lo necesitaban.

-¿Cómo es el nuevo sistema de créditos del ProCreAr?
-Es volver a las mejores prácticas del programa, con otro índice de ajuste, pero lo estamos trabajando. Lo que uno podría ratificar es que vamos a salir nuevamente con el programa ProCreAr, que seguiremos administrando a través del Banco Hipotecario. Creemos que el programa tuvo muchos logros.

-¿Ya hay fecha para el relanzamiento?
-Habría un relanzamiento del ProCreAr después de la cuarentena. También habrá un Plan Nacional de Suelo como parte de un Plan Nacional de Hábitat, que empezamos a trabajar con las provincias y municipios en un programa de suelo infraestructurado. Las ciudades a veces crecen de manera desmedida, desordenada, no planificada porque la demanda de vivienda a veces hace que se construya donde se pueda. Estamos pensando en la previsión de lotes con servicio, esto quiere decir, que no se puede empezar una obra de vivienda si no tenés un lote infraestructurado.

-¿Cuál es el presupuesto que tendrán el nuevo ProCreAr y el Plan Nacional de Hábitat?
-Los tenemos pero todavía estamos trabajando. Ya hemos elaborado el Presupuesto 2020 pero toda la administración está trabajando con un presupuesto prorrogado del 2019 y es real que esta situación (de cuarentena) puede cambiar las prioridades. Para mí y también lo ha dicho el Presidente, la construcción tiene el más elevado efecto multiplicador sobre la actividad económica y es generador de empleo.

-¿Qué va a pasar con los alquileres, un tema que se reactualizó con la cuarentena?
-El decreto 320/20 que es el de congelamiento de alquileres y suspensión de desalojos y el 319/20 que congela el valor de los créditos hipotecarios para vivienda única y prendarios, y frena las ejecuciones, ambos firmados el 30 de marzo, tienen vigencia hasta el 30 de septiembre. Es importante aclarar que esto es así aunque se vayan levantando las restricciones a determinadas actividades. 

(Elonce)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *